lunes, mayo 20

Historias de Ligonde

En la semana del 5 al 12 de mayo el equipo de voluntarios fue por entero formado por personas de Lugo. Natán de Souza fue el responsable de equipo de esta semana en la que a pesar del frio y de no ser época de plenas vacaciones pasaron cientos de peregrinos por las puertas del refugio cada día, y alguna que otra noche estuvieron al completo de huéspedes.

Son muchas personas las que se siente atraídas por el Camino de Santiago, ya sea por motivos espirituales o no. Lo que sí es cierto es que prácticamente el 100% de estas personas que viven la experiencia del peregrinaje acaban impactadas de una forma profunda en sus vidas.

Este es el caso de un joven australiano que pasó justo esta semana por la Fuente del Peregrino. Comenzó haciendo el camino Saint Jean Pied de Port, Roncesvalles, allí conoció a un chico coreano al que le unió una gran amistad. Los dos emprendieron el camino realizando la friolera de 50 kilómetros al día, poniéndose en pie para caminar a las 5 de la mañana en muchas ocasiones. El plan de este chico australiano era enviarle una postal a su novia cada día contándole las viviencias experimentadas en cada etapa. Cuando llegó a la Fuente del Peregrino compartió con los hospitaleros y demás peregrinos que había acabado escribiéndole a su novia con lágrimas en los ojos una carta de cuatro hojas describiéndole cómo el Camino estaba cambiando su forma de ver la vida y las cosas, el camino estaba transformándolo. También les contó a todos aquella noche su temor más grande en aquel momento, y se trataba de el miedo a volver a lo cotidiano, a su vida y perder lo que había ganado haciendo el camino. Este sentimiento y temor es el que muchos de los peregrinos que se van acercando a Santiago sienten. Y es que la soledad, el caminar y llevar lo necesario, el encontrarte y conectar con otras personas con historias algunas de ellas estremecedoras, y reconocer que necesitamos mucho menos de lo que tenemos son muchas de las experiencias que más impactan a los peregrinos. Son vivencias que enriquecen su interior, que les da una perspectiva muy distinta de lo que su día a día les ofrece, y temen que sus vidas y todo lo que a ellas les rodea les roben lo que caminando han ganado.

Después de que este chico abriera su corazón, los hospitaleros tuvieron la oportunidad de arroparle, escucharle y consolarle y pidieron a Dios por él y por su amigo coreano. También compartieron con ellos que sólo hay un verdadero camino que trasnforma la vida y tus circunstancias, Jesús dijo de sí mismo que él era camino, la verdad y la vida, y que todos podemos tener acceso a este camino estemos donde estemos, porque por este camino se anda a través del corazón y la fe.

Sin duda este es uno de los trabajos más bellos y útilies en la Fuente del Peregrino, llevar esperanza y consuelo a través de Jesús a aquellos que andan buscando la verdad y la vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario