viernes, septiembre 28

Heartbeat Tallinn, una misión europea


Cada 4 o 6 años todos los trabajadores de Agape junto con aquellos voluntarios más comprometidos se juntan en una ciudad europea para renovar la visión, compartir los logros en la misión y celebrar juntos el amor de Dios. Cuando se pensó en la reunión europea de 2012 se decidió que para cumplir nuestro deber como cristianos allá donde íbamos y dar un buen testimonio de lo que es ser cristiano debíamos diseñar el encuentro pensando en cómo acercar el Reino de Dios a la ciudad donde estaríamos. Así nació Heartbeat Tallinn.

Talli nn, la capital de estoy fue la elegida para acoger a más de 1.500 cristianos, algo que para los estonio de esta ciudad fue totalmente notable y sorprendente.

Heartbeat Tallinn no fue una conferencia europea, fue una misión europea. Por la mañanas nos reuniamos en el Nokia Hall de Tallinn donde escuchábamos testimonios y conocíamos nuevos materiales que se estaban desarrollando y planes de futuro. Las tardes, sin embargo, estaban dedicadas a la ciudad de Tallinn. Hubo grupos que se fueron a hospitales, que fueron a hogares en necesidad, que se juntaron con empresarios de la zona, que tomaban un café con un grupo de jóvenes estonios... No se trataba de grandes pancartas, o de grandes eventos, se trataba de pequeñas cosas, cara a cara, de tú a tú, en pequeños grupos dispersos por toda la ciudad, que parecía que no se nos veía, pero estamos ahí por todas partes.


Los adolescentes tomaron la plaza principal de la capital y crearon un espacio lúdico donde todos esos jóvenes que no saben qué hacer ni donde ir podían venir y pasar un buen rato. Conciertos, juegos, actividades y una versión en vivo del Angry Birds.






Los más pequeños tuvieron actividades durante todo el día.

Por las noches no faltaron los conciertos, los grandes eventos, donde la gente podía venir en vez de ir al cine esa noche. Durante una semana ofrecimos en Tallinn toda una cartelera de eventos con trasfondo cristiano y de buena calidad.




Los universitarios tuvieron la oportunidad de reunirse y escuchar testimonios de lo que estaba ocurriendo en otras universidades europeas.






 


El colofón de la semana lo puso un macro evento con el que hace apenas 25 años, bajo dominación soviética, sólo se podía soñar: se llevó a cabo el “Día de Cristo”, una reunión en el estadio de fútbol de la ciudad de todas las diferentes denominaciones cristianas que se juntaban para proclamar y alabar a Dios.
 
 
 
 
Una de las mejores sensaciones que dejó Heartbeat Tallinn es que todo lo que se hizo respondía a necesidades de los cristianos en Tallinn, nosotros solamente ayudamos a acelerar el proceso



No hay comentarios:

Publicar un comentario