viernes, junio 17

Primera semana en la Fuente del Peregrino



El 5 de junio la Fuente recibía a los primeros hospitaleros que pondrían en marcha la casa, las camas, el café y la disposición para atender a los peregrinos del camino de Santiago. Rex Winn fue el responsable para este grupo, compuesto por 3 españoles y 5 estadounidenses que vienieron a España por 10 días sólo y exclusivamente para servir a los peregrinos.

Fue una semana llena de sorpresas y desafíos, el primero y más evidente fue encontrarse con el camino en obras. Desde hace cuatro meses hay un grupo de obreros trabajando en el camino por el que pasan los peregrinos camino a Santiago, justo en Ligonde, el pueblo donde se encuentra la Fuente. Durante los días que el primer grupo estuvo allí las obras no dieron tregua, ya que justo aquella semana asfaltaron la carretera que justo pasa la casa. Esto hizo que los peregrinos que querían entrar a la Fuente a tomar un café o usar los baños tenían que desviarse por un camino que el jefe de la obra amablemente habilitó y señalizó.



Pese a los ajustes que el equipo debió realizar por la obra, lo más destacable como siempre son las historias, las personas a las que pudieron atender. Como en años anteriores son muchas las personas que usaron la palabra "oasis" cuando se referían a la Fuente, otras muchas decían que sentía una paz inexplicable cuando atravesaban la puerta. Y es que el amor de Dios no pasa desapercibido, se siente y se entiende incluso sin palabras cuando es manifestado. Un peregrino de Málaga se fue con lágrimas en los ojos después de que dos hospitaleras curaran uno de sus pies y lo vendaran, dijo que no había visto nada igual en todo el camino. Bego, una peregrina vasca también marchó emocionada llorando después de que otra hospitalera hiciera una oración por ella pidiéndole a Jesús que se revelara a su corazón. Fueron muchas historias, muchas personas, semillas sembradas que esperamos que puedan dar buen fruto.






Seguimos estando tremendamente agradecidos a Dios por este lugar donde podemos seguir recibiendo a personas que albergan vivencias, ilusiones, promesas, expectativas, preguntas, tristezas y recuerdos en sus corazones que les mueven y motivan a colgarse la mochila y comenzar a caminar.



No hay comentarios:

Publicar un comentario