lunes, mayo 16

Edi y Rubén en Haití



Edi Souto y Rubén Rivera han estado como Gain España en Haití trabajando en el proyecto de reconstrucción del orfanato Ca-Ira para 100 niños huérfanos que se derrumbó con el terremoto.

El 12 de Enero del 2010 Haití vivió el peor desastre natural de su historia. El mundo se quedó perplejo al contemplar la devastación que provocó un terremoto que dejó casi trescientos mil muertos a su paso.
Leogane es una de las regiones más pobres de Haití y en ella se encuentra el hogar infantil de Ça-Ira, el cuál daba hogar, cuidado y oportunidades escolares a cien niños que ya eran huérfanos antes del desastre. Cuando el terremoto llegó, en menos de un minuto el hogar infantil se vino abajo sepultando entre los escombros a cinco niños y dos educadores que no se pudieron salvar
Durante los primeros meses los niños tuvieron que vivir en refugios y tiendas de campañas muy pequeñas, teniendo que dormir muchas veces en el suelo. En la temporada de lluvias, el agua llegó a inundar las tiendas haciendo las condiciones higiénicas muy precarias. Después de esto se construyó para ellos casas provisionales de madera.

Rubén Rivera nos sigue contando.

"Nada más pasar el terremoto, Agape comenzó a trabajar a través de su ONG de ayuda humanitaria GAIN, en el envío al pueblo de Haití de ayuda en forma de alimentos, tiendas de campaña, filtros de agua, equipos médicos… Mientras esto ocurría tomamos la decisión de reconstruir el hogar infantil Ça-Ira, en un país donde muchos niños huérfanos viven en la calle y donde si no tienen un hogar que los acoja son presa fácil del abuso y la violencia. El hogar infantil les puede ofrecer protección, educación y esperanza

En una primera fase vamos a construir una casa que dará alojamiento a 100 niños. Una segunda fase será la construcción de la escuela que estará también abierta a los niños de la zona. Otra fase del proyecto es la creación de puestos de formación para los que terminan la escuela y la construcción de una enfermería. Después de la limpieza de escombros el proyecto de construcción ya se ha puesto en marcha con el que esperamos poder ofrecer dignidad a los niños de Haití.
Haití está sumido en la miseria, pero sus gentes están llenas de fuerza, honestidad, entereza y alegría. De todo lo que hemos vivido me quedo con chavales jóvenes (de izquierda a derecha) como David, Geralson y René que viven en el orfanato que estamos reconstruyendo en el barrio de Ça-Ira. Jóvenes tan genuinos y nobles que querríamos tener luchando a nuestro lado si tuviésemos que levantar nuestros propios países de un brutal terremoto."

No hay comentarios:

Publicar un comentario