sábado, abril 30

Emsimisión trabajando para mejorar la vida de los niños



El equipo de Emsimisión con el que Javier García viajaba, ya ha vuelto a casa con la mente y el corazón cargado de sentimientos y recuerdos de historias, personas y experiencias vividas. Hace unos días publicábamos algunas de las intervenciones que el equipo médico realizó en Burkina, hoy seguimos compartiendo un poco más de la bonita labor que han hecho en África.

" Algunos de nosotros nos desplazamos a CEFISE el viernes 22 de abril, a un centro único en la zona del Oeste de África, en el que niños sordos y niños que oyen perfectamente estudian juntos. Ésto hace que aprendan juntos el lenguaje de signos, lo que permite una perfecta integración de aquellos que tienen disminuida o nula la capacidad de audición. En total, entre los 3 centros que CEFISE tiene distribuidos en Burkina, hay 3.434 niños escolarizados entre 3 y 25 años, cubriendo todas las etapas, desde maternal a la formación profesional y el bachillerato. Uno de cada 8 de estos niños es sordo.

La colaboración de Emsimisión con CEFISE consiste en apadrinamientos de niños y niñas con deficiencias audiológicas por parte de familias. Estas cubren los gastos necesarios para que estos niños puedan desarrollarse como personas integradas en la sociedad, capaces de comunicarse y valerse por si mismas. De hecho, muchos de estos niños sordos llegan a la universidad y la mayoría aprenden un oficio gracias a la formación profesional que también se imparte en el centro.

Podemos ver un ejemplo en la foto que se muestra. En ella aparece Poline, es una niña Burkinabesa sorda de 7 años que en septiembre podrá ir por primera vez a la escuela gracias a Silvia. Ha decidido apadrinarla y darle la oportunidad de aprender el lenguaje de signos, y posiblemente también le dé la posibilidad de que se le implante un audífono que le permitirá escuchar por primera vez. Emsimisión colabora con CEFISE costeando los gastos de educación y de alimentación de 15 niños y niñas que han sido apadrinados por familias gracias al proyecto Oumarou (que toma el nombre del primer niño que fue apadrinado). Los visitamos el viernes y les llevamos los regalos que los padrinos nos habían dado previamente
."



Damos gracias a Dios por esta oportunidad, por su protección y también por el valor y la entrega del equipo que se desplazó hasta allí. Que trabajó pese a las revueltas, el toque de queda declarado en el país y todas las complicaciones que esto originó.



"Os aseguro que todo lo que hayáis hecho en favor del más pequeño de mis hermanos, a mí me lo habéis hecho" Mateo 25:40

No hay comentarios:

Publicar un comentario